Era verano en Fornalutx y Deià cuando José Manuel y Rosa hacían las sesiones de fotos de su preboda. La mejor época del año para estos dos pueblos de la Serra de Tramuntana de Mallorca, en la que lucen su mejor luz, sus paisajes y sus impresionantes vistas panorámicas.

Fornalutx limita con los municipios de Sóller y Escorca y Deià lo hace con Valldemosa, Sóller y Buñola. Los dos lugares, bohemios y rodeados de montañas con vistas al mar y una arquitectura donde la piedra mallorquina es el elemento clave de su belleza natural. En estos dos escenarios realizamos las fotografías de preboda para esta pareja de enamorados.

Rosa lucía un vestido largo vestido blanco, siendo la clave de su look la naturalidad. Su larga melena suelta y ligeramente ondulada, acabó de darle el toque personal. Por su parte, José Manuel eligió pantalón vaquero con una camisa blanca. Estilos personales para fotografiarse en dos lugares llenos de encanto y personalidad, como son Fornalutx y Deià.

¿Qué mejor escenario para una preboda que tener en el mismo lugar vistas panorámicas, montañas, vegetación, caminos con encanto y el centro histórico de dos pequeños pueblos que respetan su arquitectura como seña de identidad? Los fotógrafos de boda en Mallorca disponemos de lugares así, que lo tienen todo para garantizar un buen trabajo con nuestras parejas de novios.

José Manuel y Rosa quisieron cambiar de vestuario. Ella nos sorprendió con una blusa blanca con volantes y una falda larga. Él, camisa negra y pantalón color camel. Una segunda opción que nos dio mucho juego para conseguir buenas fotos, pero el carácter alegre y la naturalidad de José Manuel y Rosa, sin duda, hicieron el resto. Su complicidad se sentía sin más y la cámara rescató muchos momentos felices. Pudimos  aprovechar la puesta de sol y el viento que hacía esa tarde de verano, para captar unas fotografías espectaculares.

Llegado el día de la boda, José Manuel y Rosa decidieron prepararse para ese día tan especial en un mismo lugar, el Agroturismo Son Trobat, un hotel con encanto situado en el municipio de Sant Llorenç.

La ceremonia se celebró en la Iglesia Nueva de Son Servera, un espectacular templo inacabado que es elegido en incontables ocasiones para la celebración de bodas y otros eventos. Si el lugar en si ya es especial, también lo fue la llegada de la pareja. Él lo hizo en una impresionante  Harley Davidson, ni más ni menos. Pero si su llegada fue sorprendente, la novia no quiso ser menos y apareció espléndida en el interior de un coche clásico de un color verde intenso.

La novia eligió un diseño de Pronovias con escote corazón, un delicado encaje, escote en la espalda y larga cola. Un detalle de pedrería en la cintura fue el detalle que destacó su elegancia. El ramo era con tonos rosas. Para el pelo, optó por lucir su bella melena ondulada sin más. Pero la belleza de esta novia residía en su mirada penetrante y enamorada. Labios rojos en un rostro en el que sus ojos hablaban más que cualquier carmín.

José Manuel optó por un elegante traje negro de Uomo Novios. Chaleco gris, corbata a juego con tonos grises y negros y un pañuelo a conjunto le dio el último toque de elegancia. Faltaba la flor, una flor rosa a juego con el ramo de su futura mujer, que le colocó con mucho cariño en la solapa su hermana.

Los fotógrafos de boda en Mallorca no perdemos de vista momentos como este, esos instantes emocionantes que provocan casi siempre los familiares de los novios o amigos íntimos. Miradas de emoción, nervios, impaciencia, sentimientos a flor de piel para un día en el que las emociones parecen estar en una montaña rusa.

Una alfombra lila decorada con pétalos en ambos lados, dio la bienvenida a los novios hasta el altar, donde se celebró la boda, que resultó muy emotiva por lo que respecta a la pareja y los familiares y amigos.

La fiesta continuó en el restaurante Es Molí den Sopa, lugar de referencia para la celebración de bodas en la zona. Es Molí den Sopa está situado en la carretera Manacor-Porto Cristo y es un lugar en el que los fotógrafos de boda en Mallorca hemos realizado numerosos reportajes.

La boda resultó muy divertida, así como el carácter extrovertido y alegre de los novios, contagiando su alegría a sus familiares e invitados. La hermana la novia, la sorprendió y emocionó inevitablemente con un baile flamenco que dedicó a los novios acompañada de un caballo, que trotaba al compás de la música. Uno de los momentos a destacar, fue protagonizado por los amigos de los novios, los cuales se sumaron a un espectacular lanzamiento de globos con helio color plata y rojo.

El día de la postboda nos tocó lidiar con el  viento, pero los fotógrafos de boda en Mallorca agradecemos en ocasiones días de viento o nublados.  Nos dan mucho juego, además de la participación de los novios, que siempre están dispuestos a adaptarse a cualquier situación.

Imaginaos, Rosa con la melena al viento y la cola del vestido de novia volando exageradamente, nos regaló unas fotografías magníficas como colofón del reportaje de boda. Las fotografías de la postboda se realizaron en un pinar para finalizar en el mar, un enclave perfecto para un día que no lució el sol, pero el viento hizo que volara nuestra imaginación para conseguir unas excepcionales fotografías.