Me habían hablado del trabajo que hacía Àngel Fotògraf en varias ocasiones. No había visto ningún trabajo suyo, la verdad, pero cuando alguien me hablaba de ellos, casi todos coincidían en algo: me decían que me hará sentir tranquila y hará que todo sea más fácil. Al ponerme en contacto con ellos, vi algún que otro álbum y me encantó. Estuve segura de que quería eso para el día más especial de mi vida, quería el sentimiento que reflejaban las fotografías y lo que provocaban cada una de ellas. Quería esa realidad, esa autenticidad, esa naturalidad que me cautivó desde el principio.

El día de la boda, los nervios parecían desvanecerse con el equipo de Àngel Fotògraf: ánimos, palabras tranquilizadoras… nos sentimos cómodos y pudimos ser nosotros mismos. Tanto ellos  como nosotros queríamos fotografías naturales, que no fueran forzadas, que reflejaran tan solo lo que pasaba ese día, que nos fotografiaran tal y como somos, con nuestras virtudes, nuestros defectos, nuestras torpezas, nervios, risas…. Lo que surgiera en cada momento. Y lo consiguieron!, lo conseguimos.

El resultado final habla por él mismo. El álbum fue algo extraordinario, descubriendo momentos que nos pasaron desapercibidos, incluso, pero a ellos no. Os confieso algo: lo que no me habían contado de este equipo es que sus fotografías transmiten, emocionan, te provocan risas o lágrimas de emoción al revivir cada momento. Esto fue lo mejor de todo, lo mejor de su trabajo y el motivo por el cual volveríamos a contar con ellos y recomendarlos.