Marga y Jordi


Finca Morneta

Ángel Fotógraf – Fotógrafos de Bodas en Mallorca

Marga y Jordi

Cuando el sí quiero no se convierte en el único momento especial de una boda, es porque hay algo más. ¿Quién tiene el privilegio de casarse con su hijo? ¿Qué hijo tiene el privilegio de asistir a la boda de sus padres? ¿Y por qué no recibir el bautismo el mismo día? Todo ello les pasó a Marga y Jordi, bueno, y al pequeño Jaume. Tres privilegiados para un día especial donde el sí quiero no sólo fue el momento más importante.

La historia de nuestra relación con esta singular pareja empezó cuando hicimos el reportaje de boda de la hermana de Jordi. De esta manera, al casarse él, confió en nosotros para su singular reportaje.

Esta boda de cuento empezó en el hogar de la pareja, donde fueron llegando los amigos más íntimos de Marga y Jordi. Las amigas de Marga sorprendieron a todos con sus elegantes vestidos. El hermano de Marga entregó el ramo a la novia, siendo este uno de los primeros momentos emotivos del día. La novia vestía un diseño de Mundo Novias, luciendo escote corazón con detalles de pedrería. Él optó por un traje de la marca Uomo. El hijo de ambos, Jaume, vestía con sencillez una camisa blanca manga larga y un pantalón corto color beige.

La finca Morneta fue el lugar elegido para las dos celebraciones, un espacio único a los pies de la Sierra de Tramuntana entre Binissalem y Lloseta. Un enclave perfecto para la celebración de todo tipo de eventos que cuenta con una especial belleza natural. Rincones característicos que hacen de la finca Morneta el escenario perfecto.

La llegada de los tres protagonistas sorprendió a todos los invitados. Lo hicieron junto a su hijo en un Seat 600, integrado a la perfección con la decoración vintage que se eligió con detalles especiales que no pasaron inadvertidos por los invitados. La organización y decoración de la celebración corrió a cargo de la finca Morneta.

Doble celebración y doble emoción para los padres del pequeño Jaume y los familiares. La boda y el bautizo nos ofrecieron fotografías espectaculares en la finca Morneta, donde surgía sin más el especial amor de los padres por su hijo entre miradas enamoradas y felices. Las vistas y los espacios únicos de la finca Morneta, nos descubrieron instantáneas de una belleza impresionante, pero la dosis de diversión, risas y auténtica locura, corrió a cargo de los amigos. Una boda de cuento con una gran historia de amor.