Elegimos a Àngel Fotògraf al ver el reportaje de fotos dela boda de unos amigos. Nos pareció impresionante. Las fotos eran espectaculares, y además, pudimos ver cómo trabajaban en la boda de estos amigos y luego en la nuestra, dos situaciones diferentes con las que tienes dos puntos de vista y el doble de razones para elegirlos.

Como invitados a la boda, te quedas con el trato que dan a todos los invitados, cómo consiguen que participen, cómo captan los mejores momentos, cómo provocan situaciones que traducen en unas fotografías impresionantes.

Como novios, lo ves  todo de otra manera. No dejaron de estar pendientes de nosotros en ningún momento, pero pasando desapercibidos, haciendo su trabajo como si no estuvieran. Y una vez pasados los momentos más importantes de la boda, se implican al cien por cien para sacar lo mejor de todos nosotros. Implican a los familiares, los amigos, los invitados en general, despertando el lado más divertido, más loco para conseguir fotos llenas de vida y divertidísimas. Tienen una creatividad e imaginación desbordantes, pero también una improvisación envidiable.

Volveríamos a contar con ellos para los acontecimientos más señalados de nuestras vidas, claro que sí, porque queremos que los embellezcan y eternicen como sólo ellos saben hacerlo.