LINNEA & MARCUS

BODAS EN MALLORCA

Nada puede fallar cuando hasta los mismos cielos se alían con los novios en el día de su boda. Una isla, Mallorca, que amaneció sumida en una tormenta que vaticinaba una celebración complicada pero que, para asombro y alegría de todos, diez minutos antes de comenzar la ceremonia, la tormenta cesó de repente. Un guiño de la isla o el mejor de los augurios, en cualquier caso, se había obrado la magia. Sin lugar a dudas, por muchas bodas que lleves a la espalda, ser fotógrafo de bodas en Mallorca es garantía de sorpresas y de las buenas. Así que todo transcurrió como tenía que ser, perfecto.

Marcos y Linnea se conocieron en el país que es su casa, en Suecia, pero la infancia de Marcos los trajo hasta Mallorca. En esta isla, más concretamente en el Puerto de Alcúdia, los padres de Marcos poseen una finca en la que viven todo el año. Teniendo ese privilegio, esta pareja de novios ya sabían que su boda se celebraría en esa finca, con el Mediterráneo de fondo y los recuerdos rondando por la casa. Solo era cuestión de organizarse, para lo cual nada mejor que contar con ayuda. Como la inestimable experiencia de Mariona, de Tot Apunt Catering. Ella se ocupó, como la mejor wedding planner, de la decoración y la organización de la preciosa y personal boda de Marcos y Linnea.

FOTOGRAFO DE BODAS EN MALLORCA

Pero antes de llegar al momento de la boda, esta pareja dinámica y divertida, supo exprimir la isla al máximo. Importante, tener bien alojados a sus familiares y amigos, viniendo desde tan lejos. Ningún lugar mejor para cuidarlos al máximo que el Hotel Zafiro del Puerto de Alcúdia. Por calidad de servicio y cercanía a la finca de los padres de Marcos resultó perfecto. El día anterior a la boda ya habían llegado todos, y ese día había que aprovecharlo, ese mar había que disfrutarlo. Y vaya que se disfrutó, ofreciendo una magnífica fiesta de preboda a lomos de un catamarán que se adentró en aguas profundas y claras en las que deleitarse con un baño digno de reyes.

A bordo de la embarcación hubo brindis, risas, y mucha alegría compartida entre gente que desbordaba cariño. Damas de honor y testigos, familia, resto de amigos, todos participaban de este anticipo de lo que sería la boda de Marcos y Linnea, toda una fiesta. Una destination wedding ofrece momentos únicos para obtener fotografías naturales y vitales, porque quién está acompañando a los novios lo está de verdad, no importan los quilómetros, no importa nada, quieren estar y punto. Y momentos así hay que disfrutarlos como fotógrafos de boda en Mallorca, porque son incomparables.

Después de este anticipo tan distendido, de esa fiesta, llegaba el gran día, la fiesta de verdad. Cámara en mano acudimos al lado de Linnea, que había elegido una preciosa suite en el Hotel Zafiro del Puerto de Alcúdia para arreglarse y vestirse, y crear para ella fotografías de sus preparativos bellas y naturales. Muy bien acompañada, el resultado era el que cabía esperar, una novia radiante, escoltada por sus alegres damas de honor vestidas de rosa. Como rosa sería el color elegido por el novio para su pajarita. Guiños que se convierten en fotografías especiales, porque hablan de los gustos de esta pareja y personalizan su reportaje de bodas. Como sus fotógrafos de boda en Mallorca siempre estamos atentos a todos estos detalles, sabedores de su importancia. Otro detalle divertido fue ver a los testigos del novio vestidos de camisa clara y tirantes.

BODAS EN MALLORCA, FOTÓGRAFOS

Sin dejar de bromear, de reír, acompañaron a su querido amigo hasta el precioso altar decorado por Mariona de Tot Apunt Catering. Ya juntos los novios, podía comenzar la preciosa ceremonia civil al aire libre, sobre el Puerto de Alcúdia, sobre el mar que había visto a Marcos crecer. Con tantas emociones juntas es un verdadero gusto poder ser fotógrafo de bodas en Mallorca, las fotografías espontáneas y bellas se suceden una tras otra, con la misma naturalidad con la que se sucede la propia boda.

Y la finca de los padres de Marcos se vistió de gala para continuar con los aperitivos, y más tarde con el banquete. Todo ello obra y gracia del talento y la experiencia del personal que está detrás de Tot Apunt Catering. Porque ya que estábamos en Mallorca, celebrando una destination wedding por todo lo alto, no podía ser menos a la hora de disfrutar del plato. El Mediterráneo ofrece manjares que los invitados venidos de lejos estaban disfrutando al máximo. Paladares contentos, buenos vinos y mejor compañía. Las fotografías de boda de esta pareja tan estupenda hablan por sí solas. Una pareja muy segura de dar el paso del “sí quiero”, una sólida vida en común, dos hijos preciosos y mucha ilusión por continuar caminando de la mano por la vida.

Las fotografías de la boda de Marcos y Linnea son pura luz, son color, como el traje azul del novio, son risas, porque nadie quería estar quieto, porque lo importante era celebrar, festejar que los finales felices existen, que el amor no entiende de lugares, que los momentos buenos hay que disfrutarlos al máximo. Esta pareja y su gente se entregaron sin reparo a nuestras cámaras, querían conservar cada momento, querían construir recuerdos, y nosotros estábamos encantados de ser sus fotógrafos de boda en Mallorca, de disfrutar con ellos. Porque es inevitable contagiarse de tanta alegría y tanta frescura.

Pareja, gracias por descubrirnos desde la distancia, por darnos la oportunidad de conoceros y reír a vuestro lado. Con una novia que lleva el azul del mar de Mallorca en sus ojos nada puede salir mal. Vuestras fotografías de boda están construidas con el cariño y la pasión con la que trabajamos, que es reflejo de lo que vivimos el día de vuestra boda. Felicidades y felicidad, siempre.

Fotógrafo bodas en Mallorca | Angel Fotógraf